Hortensias

Flor de la mujer intrépida y valiente

El rey Luis XIV de Francia, mandó a su amigo el barón Luis Antonio de Buganville de expedición en el año 1768 para que ampliara el número de plantas de sus jardines, pese a las rosas, jacintos, narcisos, y violetas que tenía en ellos, no era suficiente para tan inquieto personaje.

En la expedición iba su buen amigo Commerson, botánico de profesión y encargado de “la búsqueda de nuevas especies florales y ornamentales para los jardines del rey”. Junto a Commerson, su ayudante, Baret, objeto de burlas y rumores sobre su falta de hombría para acometer aquella misión por parte de una tripulación carente de la sensibilidad para apreciar la belleza de las flores.

El viaje estaba previsto para dar la vuelta al mundo, no siendo nada fácil la vida en aquel pequeño mundo que era el barco. Al llegar a la costa de Haití, los nativos secuestraron a Baret, provocando un gran revuelo para la organización de su rescate. Al ser liberado por la tripulación, se descubre que Baret en realidad era una mujer, algo que no hizo que cambiase nada, pues Baret, quién en realidad se llamaba “Hortense”, era una mujer con mucho carácter, tanto o más que los marineros que antes se burlaban de su fragilidad. Compartía las tareas propias de un marinero y realizaba su trabajo como ayudante del botánico Commerson.

Enterado el Rey, le dio el privilegio de poner su nombre a la flor encontrada por la chica y la declaró – flor de las mujeres valientes e intrépidas -“Hortense“, fue la primera mujer que dio la vuelta al mundo como marinera de los tiempos modernos.

La gente antigua o desinformada tenían la creencia que traían mala suerte, que creaba conflicto entre las personas, riñas y discusiones y que en las casas en las que había hortensias las jóvenes no se casaban. Antiguamente, los hombres preferían a la mujer sumisa y que no le diera problemas al marido pero afortunadamente esto ha cambiado y las mujeres en la actualidad pueden ser lo que ellas quieran ser, ya que hay muchas mujeres valientes e intrépidas merecedoras de un gran ramo de hortensias.

Fernando Ríos López © 2011
Gerente de FH Floristería Fernando Hijo S.L